El coronavirus y la vida laboral: consejos para facilitar nuestro trabajo desde casa
Buscar

El coronavirus y la vida laboral: consejos para facilitar nuestro trabajo desde casa

Actualizado: abr 9



Adaptarse a los nuevos paradigmas de trabajo

El brote de coronavirus ha provocado que casi todas las empresas implementen el trabajo desde el hogar para sus empleados.


Para reducir la propagación del COVID-19, primero las escuelas y centros comerciales cerraron en todo el mundo y luego las empresas comenzaron a pedirles a los empleados que trabajen desde sus casas siempre que sea posible.


Si bien algunos pueden estar acostumbrados a esto, otros pueden sentirse perdidos en el ejercicio.


Para descifrar y aprovechar al máximo tu trabajo desde tu hogar, aquí encontrarás puntos importantes.


Si tu eres un empleado de oficina, en tecnología, en llamadas telefónicas o en servicio al cliente o si todo tu trabajo está en una computadora, tarde o temprano, tu empleador te cambiará a un estado de trabajador remoto.


Para aquellos acostumbrados a trabajar de forma remota, esto no es nuevo. Pero si te encuentras con esta metodología por primera vez, aquí te mostraré cómo dominarla y facilitar nuestro trabajo desde casa en el marco de la pandemia del coronavirus .


1. Área de trabajo


Tu primera tarea es crear un espacio de trabajo en tu casa que sea propicio para el trabajador remoto.


Lo ideal sería trabajar en una habitación solo detrás de una puerta cerrada.


Sin compañeros de cuarto, sin tv y sin cama para tentarte.


Invierte en los muebles adecuados para que sean cómodos.


Un escritorio adecuado y una silla de trabajo ergonómica son mejores que un dolor de espalda provocado por trabajar en el sofá con tu computadora portátil.


Manten tu escritorio limpio y ordenado.


Asegúrate de tener una pared o fondo que se adapte a una llamada de Skype o video con colegas y/o clientes.


2. Organízate


Coloca tu computadora portátil, agenda, bolígrafo, teléfono celular y cargadores en su lugar.


Si estás en una casa ruidosa, invierte en auriculares con cancelación de ruido (como por ejemplo Bose, Sony, Beats y más).


Usa un mouse para una mejor eficiencia.


Coordina quién cuidará a los niños. Si tu cónyuge también está trabajando remotamente, comparte horarios y tareas relacionadas con los niños.


Organiza rutinas y reglas para otros disturbios como la tv y el timbre.


3. Tecnología maestra


Aprende a usar la mejor tecnología disponible para el trabajo remoto.


Puedes usar Google Hangouts, Skype para una videollamada en equipo y Whatsapp o herramientas similares para la mensajería (investiga la que mejor se ajuste a tus necesidades).


Las herramientas de gestión de proyectos como Asana te ayudarán a lograr resultados en equipo, mientras que agendas todo para ayudarte a organizar tu día.


4. Plan de flujo de trabajo


Planifica tu trabajo antes de comenzar el día.


Ten una lista de tareas o una hoja de objetivos frente a tí.


Dale prioridad a tus proyectos y programa franjas horarias, incluido el tiempo adicional para atender contingencias como llamadas de trabajo imprevistas y nuevas tareas recibidas de tu jefe.


Cuando comiences una tarea, continúa hasta el final.


No cambies entre tareas ni te dejes llevar por tu necesidad de responder a un nuevo correo electrónico.


La multitarea o el cambio frecuente puede acarrear un problema de productividad.


5. La comunicación primero


La clave del éxito en el trabajo remoto radica en priorizar la comunicación.


Tu equipo y jefe necesitan saber que estás disponible y que te tomas en serio la tarea remota.


Por lo tanto, prefiere llamar a tus colegas por video o chatear con ellos para consultas rutinarias en lugar de enviar un correo electrónico.


Solicita evaluaciones regulares de desempeño de tu jefe y obten tiempo productivo y adecuado con él.


Si estás solo en casa, corres el riesgo de aislamiento social. Participa en actividades remotas no relacionadas con el trabajo al finalizar (lo veremos mas adelante).


6. Bloqueo circunstancial de personas


El mayor desafío en una rutina del trabajo remoto es la presencia de otras personas en tu hogar.


Bloquea las distracciones de las personas acordando reglas básicas con ellas. Imagina que no estás en casa mientras sigues horarios rígidos de trabajo.


No te involucres en conversaciones, llamadas personales o tareas domésticas.


Usa auriculares, una campera con capucha o incluso anteojos polarizados para crear límites.


7. Control de calendario


Recuerda que estás ganando un salario en tu situación de trabajador remoto.


Manténte comprometido con tus tiempos y entregas.


Evita las tareas domésticas o las citas personales durante las horas de trabajo, excepto durante los descansos programados.


No subestimes el formato de trabajo remoto, se responsable, de lo contrario, comprometerá tu respeto profesional y podrías perder tu trabajo cuando tu empresa reduzca los costos (y ésto es un hecho) para enfrentar los desafíos desencadenados por la pandemia de coronavirus .


8. Reprogramar distracciones


Lo que eran distracciones inofensivas mediante redes sociales en la oficina se convierten en asesinos letales de productividad en el trabajo remoto.


Elimina las extensiones de redes sociales y apaga todas las notificaciones tanto en el navegador de tu computadora portátil como en tu teléfono celular.


Apaga tus datos móviles (línea personal) y úsalos solo para llamadas.


Mantén tu taza de café y galletas disponibles en tu escritorio para que no te levantes con demasiada frecuencia.


9. Quiebre de la productividad


No esperes ser superproductivo en el primer día.


Espera que los objetivos reciban un impacto mientras te estableces. Para descifrar el código de productividad, programa las tareas más difíciles para la mañana y las llamadas por la tarde.


Trabaja en períodos (mordiscos) de 25 minutos. Luego, párate y camina durante 5 minutos técnica conocida como Pomodoro.


Si puedes realiza todo a la luz del sol y aire fresco .


Usa una playlist de música o un sonido de fondo en tu reproductor si te ayuda a concentrarte. Cuando eres productivo y feliz, puedes disfrutar y apreciar mejor las ventajas del trabajo remoto.


Equilibra tu vida


1. Límites físicos


Establece reglas y límites para proteger tu vida personal del trabajo que pueda ingresar.


No lleves el trabajo fuera de tu escritorio y no interrumpas el tiempo familiar o social para completar el trabajo pendiente.


Aumenta tus interacciones sociales remotas con amigos para evitar la soledad y compensar la falta de contacto humano.


2. Rutinas repetitivas


Crea una rutina matutina como tu día de trabajo.


Refréscate, pónte ropa de trabajo, camina durante 5 minutos como viajando al trabajo y toma tu taza de café antes de sentarte.


Del mismo modo, sigue una rutina de final del día que incluye apagar y guardar tu computadora portátil.


Estas rutinas te ayudarán a cambiar entre tu vida profesional y personal.


3. Romper la monotonía


Los descansos regulares son importantes para el equilibrio mental.


En el lugar de trabajo habitual, el descanso se produce en la forma de un colega que se para de su escritorio para invitarte a compartir un café.


En el trabajo remoto o desde el hogar, configura tu alarma para descansos regulares en comidas, café, tareas menores o simplemente para levantarte de tu asiento y pararte un poco.


4. Restringir conectividad


Dado que todo tu trabajo se llevará a cabo a través de la tecnología, la mayor intrusión en tu vida personal será el correo electrónico, la llamada o el mensaje en tu teléfono celular después del horario de oficina.


Para evitarlo, ten una regla de no teléfono celular en tu dormitorio, comedor, sala de tv. Y considera desconectar en lo posible tu teléfono laboral durante el horario familiar.


5. Juega el rol


No te quedes enganchado al "equipo de oficina" una vez que hayas terminado tu trabajo.


Pon a un lado tus auriculares, teléfono y desocupa tu espacio de trabajo, pónte ropa de casa y participa por completo en tus tareas y actividades familiares habituales.


Si tienes oportunidad de hacer ejercicio o caminar por el jardín, cámbiate con un atuendo adecuado, enciende la música adecuada y suéltate hacia la actividad física.


Si te encuenras trabajando desde tu casa y no tienes ni la práctica ni los hábitos, me puedes consultar por un plan de acción.


Si necesitas orientación porque te supera la realidad, me puedes escribir un correo o dejar un comentario en el formulario de contacto.


Comparte tu experiencia, gracias.


Pablo Perdomo

MCPNL



0 vistas